CCOO ofende a los empresarios, mientras evita decir la verdad a los trabajadores sobre la negociación del SMI en el convenio colectivo de empresas cosecheras

Proexport lamenta los insultos y falsas acusaciones de la dirección del sindicato a los empresarios y le solicita que anteponga el interés de los trabajadores a sus problemas internos

Por primera vez desde que en 1989 se firmó el primer convenio colectivo agrario entre las empresas asociadas a Proexport y los sindicatos, estos últimos han faltado a la palabra dada y no han firmado el “principio de acuerdo de modificación del Convenio Colectivo para las Empresas Cosecheras y Productoras de Tomate, Lechuga y otros Productos Agrícolas y sus Trabajadores de la Región de Murcia” que habían suscrito con las empresas para adaptarlo al nuevo Salario Mínimo Interprofesional, según Real Decreto 1462/2018 aprobado por el Gobierno.  En estos 30 últimos años todas las negociaciones para regular las relaciones laborales en el sector hortofrutícola, por duras y difíciles que hubiesen sido, se habían cerrado con un acta firmada o un apretón de manos entre las partes que todos se habían cuidado de respetar hasta las últimas consecuencias.

Y así debería haber sido el pasado 14 de marzo, cuando los 16 representantes de las 3 partes se reunieron en la sede de Proexport en Murcia para estampar su firma en un preacuerdo negociado y firmado por todos ellos, pendiente únicamente de acreditar la representatividad oficial de cada sindicato para su firma definitiva, tal y como se establece en su párrafo tercero.

Pero hete aquí que por parte de CCOO no acudieron a la reunión los delegados y asesores sindicales que desde principios de enero habían negociado en plenitud de derechos, sino sus superiores en la Federación de Industria. Allí nos expusieron que se retiraban del preacuerdo firmado y no lo ratificarían a pesar de haberse aclarado ya la legitimación de cada sindicato.

El resto ya lo conocen los medios de comunicación por la versión que el Secretario General de CCOO está difundiendo en los últimos días con falsas razones para no cumplir lo pactado: (a) alude repetidamente a una supuesta “propuesta” empresarial, lo que es falso puesto que se trata de un preacuerdo firmado por los legítimos representantes de CCOO y de UGT, (b) habla de “presiones empresariales”, pero las únicas presiones contrastadas son las que los dirigentes de CCOO están ejerciendo con sus declaraciones contra el sector empresarial y en reuniones con trabajadores, y (c) descalifica a los empresarios agrarios llamándolos “miserables” cuando, como más adelante explicamos, el acuerdo contempla no sólo un salario mínimo acorde a la normativa y superior a lo que su mismo sindicato reclama en otras regiones agrícolas, sino que incluso recoge subidas salariales superiores al SMI en varias categorías profesionales.

La realidad de la negociación

Desde el 31 de enero en que las tres partes alcanzamos aquel preacuerdo, es un hecho contrastado que un amplio número de empresas asociadas actualizaron de inmediato sus salarios y procedieron a pagar las nóminas a sus trabajadores recogiendo la nueva tabla salarial. Se hizo así por petición expresa de los sindicatos, para no demorar ni un día el pago a los señores y señoras trabajadores y por ello seguramente muchos han sido de los primeros en España en cobrarlo (muy al contrario de lo que está ocurriendo con la negociación del SMI en otras regiones con fuerte sector agrario y salarios inferiores a los de la Región de Murcia).

En virtud de este preacuerdo el nuevo salario de Peón se estableció por las partes en 6.90 €/hora (antes 6.74€/h.) para una jornada de 1.826 h. (antes 1.818 h.) y un salario anual de 12,600 €, tal y como establece el Real Decreto.  Lo novedoso y más avanzado socialmente del acuerdo, que CCOO elude en todo momento comentar, es que con independencia de los salarios afectados por el nuevo SMI, las partes, empresarios y ambos sindicatos, consensuamos asimismo subir los importes de otras categorías no afectadas por el Real Decreto. Así lo pactamos y los empresarios lo asumimos.

Así, los trabajadores de empresas de Proexport que el 1 de enero estaban en salario de convenio pactado con los sindicatos de 6.74 €/h., se ven obligados por el RD a subirlo en 16 céntimos hasta 6.90 €/h. (peones, guardas jurados, cabezaleros, caseros y viveristas), pero al mismo tiempo 3 de ellos se pacta voluntariamente elevarlos por encima del SMI hasta 6.96 y 6.99 €/h. Además, otras 6 categorías (especialistas agrícolas, de riego, de maquinaria agrícola y en montaje de invernaderos, ayudantes y listeros) se incrementarían proporcionalmente hasta un máximo de 7.33 €/h. Entendimos y convenimos entonces las partes, también CCOO, que era bueno para el conjunto de los trabajadores y para la paz social en el sector antes de una nueva negociación en 2020 y por eso lo acordamos.

Insultos y mentiras perjudican a trabajadores y empresas por igual

Como suele ocurrir en estos casos no fue fácil para nadie, llevó más de un mes de intensa negociación a empresarios de Proexport y delegados sindicales de CCOO y UGT llegar a este importante preacuerdo en el que todos miramos por el bien común. Todos al parecer, menos los dirigentes de CCOO que decidieron unilateralmente abortar en una sola tarde el duro trabajo de buena fe de tantos, incluidos sus propios delegados sindicales. CCOO se retiró del preacuerdo ya firmado sin explicación suficiente y, como es notorio, afectada por fuertes disputas internas en la sección agroalimentaria del propio sindicato. Desde el respeto a ese tipo de cuestiones, no podemos aceptar que puedan condicionar una negociación de tanto calado para el sector, ni amparar el incumplimiento de lo firmado.

Lamentamos profundamente las falsas acusaciones realizadas en recientes declaraciones a los medios por el Secretario General de CCOO hacia las empresas agrarias. Sin duda, intentan desviar el tema fundamental y han provocado que Proexport, extremadamente prudente en estos asuntos y muy a su pesar, haya tenido que emitir finalmente esta nota explicativa para general conocimiento de esta cuestión y para despejar cualquier duda sobre su cabal actuación en esta negociación.

Por su parte, UGT, que también suscribió el preacuerdo y mantiene la mayoría representativa de los trabajadores, no quiso finalmente firmar sin CCOO. No podemos compartir esta decisión por las razones ya expuestas, pero Proexport agradece que al menos por su parte no se haya faltado a la verdad ni al respeto a esta Asociación y sus empresas.

Confianza en la negociación colectiva

Por la presente Proexport desea señalar que siempre ha confiado en la negociación colectiva con los sindicatos representativos de los trabajadores como el proceso adecuado para negociar y acordar las relaciones laborales en las empresas del sector, promover la paz social y el empleo en el sector. Pero la legitimación para verse representado en dicha negociación ha de venir acompañada de una mínima lealtad y respeto mutuo para llevar a buen fin los pactos a que lleguen las partes, de lo contrario se estaría incitando a la negociación directa del empresario con sus trabajadores, al margen de cualquier acuerdo colectivo. No deseamos tal cosa.

Por ello, Proexport ha solicitado de ambos sindicatos el cumplimiento del preacuerdo firmado por todas las partes (16 representantes, entre ellos 5 de CCOO), del cual adjuntamos copia fiel como prueba fehaciente de lo relatado. Es, sin duda, la única vía posible para recuperar de nuevo la confianza en la negociación colectiva y en las organizaciones que legítimamente representamos a trabajadores y empresarios.