Las empresas de Proexport a la vanguardia en la reducción de plásticos en agricultura

Hace cuatro años que Sian Sutherland fue consciente de la gran cantidad de plástico que se genera cada día y su enorme impacto en el medio ambiente. Emprendedora por vocación, fue entonces cuando se involucró con la producción de la película documental ‘A Plastic Ocean’ que habla del devastador efecto que el plástico está teniendo en los mares y océanos del planeta y sus ecosistemas. Hoy está al frente de “A Plastic Planet”, el movimiento internacional que creó hace dos años en Londres con Frederikke Magnussen, y que está logrando que varios supermercados británicos vendan alimentos y bebidas sin el inevitable envase o envoltorio de plástico.

Sutherland ha estado en Murcia, como ponente de la jornada técnica ‘Agroalimentación, economía circular y plásticos en la cadena de suministro’, que organizaban Cajamar e Innovar Ligero, con la colaboración de Proexport (Asociación de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas de la Región de Murcia).

Precisamente, los productores hortofrutícolas asociados a Proexport han dado muestras de estar comprometidos con la reducción del uso de plásticos en el sector agrario. Conscientes de los problemas que un uso excesivo o inadecuado de los mismos genera en el medio ambiente, ya están involucrados en distintos proyectos de investigación que buscan nuevos materiales de envasado y técnicas de biodegradación alternativas, con el objetivo de poderlas implementar en la actividad agraria a la máxima brevedad.

Muchos fueron los asistentes, precisamente procedentes del sector hortofrutícola que durante el turno de preguntas expusieron su preocupación por el hecho de que apenas existan alternativas sostenibles al uso de los plásticos en agricultura. Señalaron que el trabajo de miles de personas en la Región de Murcia depende del buen estado de los suelos, por lo que nadie más que ellos está interesado en que se desarrollen nuevas herramientas y materiales que les permitan hacer su trabajo de una forma óptima y cuidando el entorno.

De hecho, durante su intervención, la gurú británica apuntó que en el suelo hay 23 veces más plástico que en los océanos: “Estamos destruyendo lo que nos da de comer y no nos hacemos cargo”, dijo.

El director general de Proexport hizo referencia a la responsabilidad que entraña que la Región de Murcia produzca alimentos frescos de la más alta calidad para millones de familias de toda la Unión Europea: “Trabajamos para estar a la vanguardia en la eliminación y reducción de plásticos desde el campo hasta la mesa, pero necesitamos de la colaboración de toda la cadena alimentaria (industria de materiales, proveedores, logística, supermercados,…) para que sea viable económica, social y medioambientalmente y para no comprometer la seguridad alimentaria ni generar más desperdicio alimentario”.

Uno de esos trabajos quedó patente durante la intervención de su director técnico, Abelardo Hernández, en la que expuso las investigaciones del Grupo Operativo ACBD. Con el IMIDA y el CEBAS analizan como acelerar la degradación de los acolchados agrícolas biodegradables, que se utilizan para proteger el cultivo y el suelo de los agentes atmosféricos, promover cosechas precoces y mejorar los rendimientos. ACBD está realizando ensayos en diferentes condiciones y zonas de producción de la Región de Murcia para desarrollar técnicas que permitan el compostaje en suelo de los plásticos biodegradables de forma coincidente con el fin del cultivo, evitando la formación de trozos de plásticos que puedan afectar a la calidad del producto final, así como a las plantaciones vecinas.

De las palabras de Sian Sutherland se desprenden numerosas ideas de gran valor. Destacó la importancia de que la industria entienda los peligros del mal uso del plástico y se sume a la iniciativa ‘Plastic Free’ (libre de plástico) que se promueve desde A Plastic Planet. “Si la industria no propone alternativas y ofrece otro tipo de productos, es complicado que la población deje de consumir plástico porque a veces es su única salida”, señaló.

Al mismo tiempo, propuso algunas ideas como que se creen impuestos al plástico o se promuevan leyes que faciliten a las empresas a dar el salto. Animó asimismo a la gente a modificar sus hábitos de consumo como aumentar el uso de envases reutilizables o evitar los de plástico de un solo uso. Aunque al respecto de ese último punto, hizo la siguiente reflexión: “¿Quién decide que algo de plástico se usa solo una vez o muchas más? El problema no es de lo que se utiliza una sola vez, sino del plástico en general”.

Por otro lado, advirtió que “reciclar no es sinónimo de economía circular; pero muchas empresas se agarran a ello”. Dijo que solo el 9% del plástico es reciclado y puso la vista en países subdesarrollados como Mozambique o Myanmar que están recibiendo toneladas de plástico cada año, a cambio de sumas de dinero; pero que no son capaces de reciclar sino que se limitan a acumularlo, convirtiéndose así en los grandes vertederos de plástico de los países desarrollados.

En general, explicó la necesidad de que todos los actores del sistema (empresas, instituciones públicas y sociedad) se vuelquen con el cambio. Por el momento, cada año el 5 de junio se celebra el día mundial sin plástico con el objetivo de concienciar a la sociedad. Sutherland terminó su intervención felicitando a los productores hortofrutícolas de la Región de Murcia y, en particular de Proexport, por abordar esta problemática con soluciones innovadoras y confió en avanzar próximamente con ellos en iniciativas de colaboración que sirvan de ejemplo a otras zonas productoras de Europa.