Logo Proexport Funcionamiento de las empresas en el sector hortofrutícola
Dieta Saludable
Dieta Mediterránea
  1 de 1  

A partir de los años 70 se ha demostrado que la dieta tiene una gran importancia en el desarrollo o prevención de enfermedades degenerativas, coronarias, obesidad, estreñimiento, diabetes, etc. Científicos de todo el mundo coinciden en que la dieta de los países mediterráneos favorece una vida más larga y que hay menos enfermedades relacionadas con la dieta en estos países. Estudios de seguimiento realizados a lo largo de 10 años demostraron una clara diferencia en los índices de mortalidad por enfermedades coronarías en los países de la zona mediterráneas y en relación con las regiones del norte y centro de Europa y, sobre todo, con Estados Unidos. Las enfermedades coronarias son menores en los países mediterráneos y también es menor la mortalidad total por estas enfermedades. La diferencia no estaba en la cantidad total de grasa, sino en el tipo de ácidos grasos consumidos y su procedencia, así como otros componentes de la alimentación.

Estos estudios constataron que la dieta mediterránea tenía unas características de gran variedad de alimentos y, sobre todo, de consumo de vegetales, debido a las características climáticas y geográficas de la zona. El clima y subdesarrollo típico de la zona, en relación con los países del centro y norte de Europa, ha derivado en una agricultura minifundista de base hortofrutícola que permite disponer de una gran variedad de alimentos vegetales. Por tanto, la dieta mediterránea se basa en la gran variedad de alimentos hortofrutícolas que, junto con carnes (principalmente blancas) y pescado, por la proximidad a la costa, la hacen variada y completa.

Más información en: Fundación Dieta Mediterránea (http://fdmed.org/)

La dieta mediterránea aporta vitaminas y minerales indispensables para el buen funcionamiento del cuerpo humano. Su ausencia puede provocar todo tipo de problemas de salud. Las vitaminas A, B y E son vitales para la prevención de muchas enfermedades como las cardiovasculares. Otra aportación saludables de la dieta mediterránea es la fibra que regula la función intestinal, defiende del contacto de las paredes del intestino conciertas sustancias nocivas y, además, reduce los niveles de colesterol en la sangre.

ENLACES DE INTERÉS
http://fdmed.org/
DOCUMENTACIÓN