El presidente de la Comunidad presenta en Berlín, ante importantes profesionales del sector agrario europeo, esta iniciativa que promueve el Gobierno regional junto con Amopa, Apoexpa y Proexport.

– Las 117.000 hectáreas de cultivo de regadío de la Región, objeto de un estudio presentado hoy en Fruit Logística, absorben más de un millón de toneladas anuales de CO2, equivalente a las emisiones que generan medio millón de ciudadanos.

– La Región comercializa frutas y hortalizas por un valor de 1.500 millones de euros anuales, «lo que representa un aliciente a la importante labor de los agricultores murcianos».

La agricultura murciana “exhibe” hoy en Europa, ante importantes productores y exportadores de frutas y hortalizas comunitarios, su distintivo de “excelencia medioambiental” con la iniciativa puesta en marcha por el Gobierno regional con las asociaciones Amopa, Apoexpa, y Proexport bajo el nombre Agricultura murciana como sumidero de CO2.

El presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel, remarcó hoy en Berlín, en el acto institucional del Día de la Región en Fruit Logística 2010, “el potencial de la agricultura murciana”, reforzado con la aplicación de la marca Less CO2. Este distintivo se convierte en la primera certificación en Europa sobre productos hortofrutícolas que contribuyen a la absorción directa de dióxido de carbono.

Valcárcel indicó que este sello “debe ser el instrumento” para que las empresas agrícolas murcianas “exhiban su excelencia y su firme compromiso con el medio ambiente y con los consumidores”. Agricultura murciana como sumidero de CO2 es una iniciativa “innovadora” que significa “mayor calidad, mayor compromiso y más respeto ambiental en la lucha contra el calentamiento global”, según Valcárcel.

El presidente murciano señaló además que este “novedoso trabajo” destaca por el “máximo rendimiento que en Murcia se obtiene de los recursos hídricos en los cultivos, en relación a las dosis de absorción de emisiones de gases de efecto invernadero”.

Según los estudios, un metro cúbico de agua utilizado por el regadío murciano elimina de la atmósfera, como media, unos 3,6 kilos de dióxido de carbono, que son dos kilos cuando el producto llega a las estanterías de los mercados alemanes.

Este proyecto en el que trabajan investigadores del CEBAS, IMIDA, y de las universidades públicas de la Región, “no podía surgir –dijo Valcárcel- más que de una región como la de Murcia, en la que la agricultura es un referente mundial en la aplicación de la I+D+i, además de producir tres millones de toneladas anuales de alimentos, obtener renta agraria, aumentar el comercio exterior, y generar puestos de trabajo”.

Los resultados obtenidos en el proceso de trabajo de este proyecto indican que las 117.000 hectáreas de cultivo de regadío de la Región que han sido objeto de estudio absorben más de un millón de toneladas anuales de CO2, equivalente a las emisiones que generan medio millón de ciudadanos.

Compromiso con el medio ambiente

El desarrollo de estos trabajos está orientado a “cumplir con los compromisos de reducción de emisiones asumidos por los países de la Unión Europea”, afirmó el presidente regional, quien destacó que la oferta murciana responde a las demandas de los consumidores de Europa que “exigen diariamente productos nuevos, únicos y diferentes”.

El jefe del Ejecutivo regional recordó durante su intervención que la comunidad murciana es ya la primera región de Europa que más superficie porcentual destina a la producción agraria sometida a las prácticas del programa Murcia, Agricultura Limpia, con el que se están aplicando desde hace una década técnicas de cultivo respetuosas con el medio ambiente a través de la lucha biológica y biotecnológica.

Según Valcárcel, el reconocimiento internacional alcanzado en estos últimos años por la agricultura regional “nos aboca a seguir en este proceso evolutivo y de vanguardia científica para lograr una diferenciación de nuestras producciones y estar a la altura de las exigencias de los consumidores de todo el mundo”.

Importantes contratos que se traducen en creación de empleo

En su discurso, Valcárcel reclamó a la Unión Europea que “estimule la productividad agraria en los países mediterráneos” y que “oriente adecuadamente la inversión en agricultura”. Añadió, además, que todas las regiones deben tener garantizado el acceso al agua, y matizó en este sentido que no deben existir “dogmatismos ni desigualdades por pertenecer a territorios que todavía siguen considerando un país como parte de un todo”.

El jefe del Ejecutivo regional manifestó que la alimentación “es y será un reto de futuro”, y apuntó que la población alcanzará los 9.000 millones de habitantes en 2050, por lo que la producción en régimen de regadío se incrementará de un 35 a un 71 por ciento. “La agricultura seguirá siendo necesaria y por tanto tenemos la obligación de defenderla”, aseveró el presidente murciano.

Valcárcel visitó los expositores del más de medio centenar de empresas hortofrutícolas murcianas que participan en este evento y que durante estos días realizan importantes contratos comerciales con países ya consolidados y otros emergentes.

Esta feria constituye una oportunidad en la comercialización y promoción de los productos murcianos en Europa, ya que cuenta con más de 2.200 expositores de 80 países pertenecientes a la cadena de producción del producto fresco, con una participación que abarca desde los grandes operadores internacionales a las pequeñas y medianas empresas, y es visitada por más de 30.000 profesionales.

La Región comercializa frutas y hortalizas por un valor de 1.500 millones de euros anuales “lo que representa un aliciente a la importante labor de los agricultores murcianos”, apostilló Valcárcel.

Print Friendly, PDF & Email